Sabemos que los problemas de fertilidad es algo muy serio que afecta y preocupa a un numeroso grupo de hombres y mujeres. Por eso cuando decidís ser padres es importante que tengáis en cuenta todos los factores que pueden influenciar esa decisión y que se pueden interponer en vuestro objetivo. Pero ¿qué estudio se hace para saber si eres fértil?

Lo primero que debéis saber es que en ocasiones concebir no es algo rápido y sencillo y que hay muchos factores, que no tienen por qué estar relacionados con la infertilidad, que impiden este hecho. Por eso, lo primero que aconsejamos es intentarlo de manera natural y, si en un año de relaciones sexuales continuadas sin el uso de métodos anticonceptivos no habéis conseguido el embarazo, sí se puede considerar que podría haber algún tipo de problema de fertilidad. En este caso, os recomendamos buscar ayuda en especialistas en reproducción asistida para que estudien vuestro caso y puedan establecer, si es necesario, un tratamiento.

Para realizar los estudios de infertilidad tenemos que mantener una consulta donde perfilaremos una historia clínica con todos los detalles de los dos miembros de la pareja, en el que valoraremos antecedentes personales y familiares, así como factores ambientales a lo que estáis expuestos, laborales, o malos hábitos que puedan influenciar en la fertilidad.

Todos estos estudios nos permiten determinar las posibilidades de llevar tu embarazo a término con las técnicas propuestas. El diagnóstico es un método que nos permite hallar, a través de una prueba de sangre entre otros, cuáles son las causas de la esterilidad de la pareja, debido a que el análisis de solo uno de sus integrantes puede no ser suficiente para emitir un diagnóstico certero.

 

¿Por qué se realizan estudios de fertilidad?

Los estudios de fertilidad se realizan para localizar la causa de la infertilidad y esclarecer cuál es el tratamiento que mejor se adapta a tus necesidades. Nuestro objetivo es poner a tu disposición todos los estudios de fertilidad posibles para comprender cuál es tu problema y ofrecerte una solución. Queremos formar parte de este proceso y aconsejarte y orientarte para que lleves tu embarazo a término. Todos nuestros tratamientos están enfocados a tu futuro, por eso llevamos más de 25 años ofreciéndote las técnicas más avanzadas en el campo de la reproducción asistida.

 

Estudios de fertilidad para hombres

  • Seminograma (análisis del semen): El seminograma o el análisis de semen es una prueba muy sencilla y la más empleada en nuestros centros de reproducción asistida FIVCenter. El estudio del semen nos permite valorar la calidad seminal, ya sea para conocer una causa de infertilidad o para tener una analítica seminal completa. Básicamente la llevamos a cabo para comprobar el estado de los espermatozoides, concentración, movilidad, morfología y su funcionamiento,
  • Exámenes bacteriológicos y bioquímicos: Examen que se elabora de manera más profunda (cultivo de semen o análisis de sangre) para detectar infecciones que alteran la calidad del semen.
  • Biopsia testicular: La biopsia testicular es una de las innovaciones más importantes en el campo de la reproducción asistida que permite detectar los problemas que impiden la fecundación. Esta técnica se recomienda cuando no se puede obtener el semen por eyaculación y se sospecha de la existencia de un problema obstructivo que impida su salida al exterior con el plasma seminal.
  • Hormonal: Detectar alguna anomalía en los niveles hormonales mediante análisis de sangre (FSH, LH, testosterona).
  • Cariotipo: Puede revelar anomalías y explicar la esterilidad o infertilidad. Este estudio lo realizamos mediante un sencillo análisis de sangre muy utilizado en los tratamientos de Reproducción Asistida.

 

Estudios de fertilidad para mujeres

  • Estudio hormonal basal: Realizaremos una analítica de sangre para la función ovárica e hipofisaria. Esta prueba de realizarse al principio del ciclo, si puede ser cercano al 3º día del ciclo menstrual.
  • Ecografía transvaginal: La ecografía pélvica transvaginal la realizamos para detectar problemas relacionados con la infertilidad o durante el embarazo. En ocasiones, tomamos una pequeña muestra de tejido (biopsia) con instrumental pequeño que se inserta a través de la vagina durante la ecografía transvaginal.
  • Histerosalpingografía: Es una prueba radiológica que consiste en una radiografía con contraste del útero, el cuello y las trompas. Para poder realizarla insertamos el contraste a través de la cavidad uterina y este va hacia las trompas, lo que permite la observación de anomalías o defectos en el caso de que los haya. Se trata de un procedimiento indoloro en cuyo caso solo es necesario emplear una pequeña sedación o anestesia local para evitar molestias localizadas en la zona uterina. Sin embargo tampoco es necesario y generalmente no está recomendado por los médicos.
  • Histeroscopia: La histeroscopia es una técnica que nos permite ver el interior del útero gracias a una cámara. Esta se puede realizar para efectuar un diagnóstico adecuado de patologías intrauterinas y aplicar la cura adecuada, o como método de intervención quirúrgica poco invasiva para tratar diversas anormalidades en el útero. Se trata de una técnica que nos asegura el máximo rendimiento y fiabilidad en la interpretación de las imágenes obtenidas del interior del cuello del útero, así como se minimizan las posibilidades de complicaciones.
  • Biopsia del endometrio: El endometrio es la membrana mucosa que recubre las paredes del cuello del útero. Por lo tanto, la biopsia endometrial es una técnica que realizamos con el objetivo de obtener una pequeña muestra del tejido uterino o endometrial. Una vez que hemos realizado el procedimiento, examinamos el tejido en nuestros laboratorios para identificar la presencia de células cancerígenas y defectos en las paredes endometriales
  • Cariotipo: Puede revelar anomalías cromosómicas explicando la esterilidad. Se realiza a partir de una analítica sanguínea.