Es uno de los tratamientos más sencillos que se puede aplicar ante una situación de esterilidad. Aunque la efectividad es limitada, se alcanzan buenas tasas de éxito cuando se aplica en situaciones propicias. Consiste en regular con medicación el desarrollo folicular e incrementar ligeramente el número de óvulos producidos en un ciclo menstrual. De esta forma, aumenta la probabilidad de que algún óvulo resulte fecundado manteniendo relaciones sexuales, con normalidad, en los días que sabemos que va a ocurrir la ovulación.
Se utiliza citrato de clomifeno, gonadotropinas urinarias o gonadotropinas recombinantes que se administran por vía oral o mediante inyección subcutánea.
Indicaciones:

  • Mujeres jóvenes con un ligero desorden ovulatorio.
  • Muestra seminal de buena calidad.