Consiste en la fecundación de un óvulo y un espermatozoide en el laboratorio -in vitro-, con la finalidad de obtener embriones que puedan ser transferidos en la cavidad uterina.

¿Cuándo está indicada la FIV?
  • Edad materna avanzada.
  • Esterilidad de larga duración.
  • Baja reserva ovárica.
  • Mujeres con endometriosis avanzada.
  • Mala calidad ovocitaria y embrionaria.
  • Fallos de implantación y abortos de repetición.
  • Obstrucción de las trompas.
  • Fallo previo de inseminaciones.
  • Factor masculino severo.
  • Enfermedad genética (Diagnóstico Genético Preimplantacional).

Existen dos tipos de fecundación in vitro:

  • FIV Convencional: el espermatozoide no es seleccionado ni introducido en el interior del óvulo, sino que, una vez procesada la muestra seminal, se favorecerá el contacto de los gametos para aumentar las posibilidades de fecundación.
  • FIV-ICSI (Microinyección Intracitoplasmática): consiste en la introducción de un espermatozoide, previamente seleccionado, en el interior del óvulo, incrementando considerablemente las posibilidades de fecundación.

Para la fecundación in vitro existen programas de ovodonación y uso de semen de donante en caso de que fuese necesario.

fecundación in vitro