Es un procedimiento médico en primera línea de tratamiento, realizando la introducción de una muestra de semen previamente preparada y lavada en el interior de la cavidad uterina.
La muestra seminal tiene que tener ciertas condiciones de calidad, tanto en número como en motilidad. Se realizan un máximo de cuatro ciclos de tratamiento.
En caso de no alcanzar la gestación se recomienda iniciar programa de fecundación in vitro. Se realiza tanto en ciclo natural como en ciclo de estimulación ovárica.
La edad y la cauda de la infertilidad, orientan hacia una modalidad u otra. Las tasas de embarazo son del 15% – 20% por ciclo de tratamiento.