A medida que aumenta la edad , aumentan las posibilidades de transmitir a la descendencia anomalías cromosómicas, por ello en ocasiones es necesario llevar a cabo un estudio del
embrión para detectar daños genéticos previa transferencia al útero materno. De esta manera obtenemos información sobre embriones con gran potencial de implantación y consiguiente nacimiento de un niño sano.
Para ello es necesario realizar una biopsia al embrión la cual consiste en la extracción de una célula, si se trata de un embrión de día 3, o un conjunto de ellas (trofoectodermo) si se trata de un blastocisto en día 5.

La biopsia se realiza haciendo un pequeño orificio en la zona pelúcida del embrión para poder sacar la célula o tejido embrionario según el caso.
El DGP nos permite realizar un estudio del embrión sobre aneuploidías, anomalías cromosómicas estructurales o enfermedades monogénicas.

El DGP está indicado en los siguientes casos:

  • Edad materna avanzada
  • Parejas con riesgo de transmitir enfermedades cromosómicas o monogénicas
  • Abortos de repetición.
  • Fallos de implantación tras varios intentos de ciclos de Fecundación In Vitro (FIV)

¿Existe la posibilidad de congelar embriones sanos tras estudio de DGP?
Si. Es posible vitrificar los embriones sin que estos sufran ningún tipo de alteración.
VENTAJAS:

  • Evitar transferir embriones que no vayan a implantar
  • Evitar transferir embriones que den lugar a abortos
  • Aumentar significativamente las posibilidades de embarazo y por tanto el nacimiento de un bebe sano

INCONVENIENTES:

  • Ciclos sin transferencia; ya que tras el análisis no exista ningún embrión sano
  • Técnica invasiva; Aunque en los últimos años , la técnica es más avanzada y no afecta a la viabilidad del embrión